and something else too…

¿Cómo respiran los peces?

“¿ Cómo respiran los peces ?”. Esta pregunta pudo haberla formulado un pequeño de unos cinco  o siete años mientras contemplaba con atención un estanque repleto de vertebrados acuáticos. ¿Se te vino a la mente exactamente lo mismo? Es que es en etapas tempranas de nuestras vidas cuando la curiosidad se manifiesta tan franca, tan espontánea, que a todo se le busca un porqué…. hasta a lo que usualmente damos por sentado.

Los adultos, en cuanto a estos temas, solemos optar por la vía fácil y responder: “es su naturaleza y biológicamente están preparados para esto”, cuando la explicación es un poco más compleja.  Aunque a muchos nos intriga cómo hacen estas criaturas marinas para recibir un poco de oxígeno para sobrevivir.

¿Cómo respiran los peces?

No hay que ser genios para reconocer que los humanos nos ahogaríamos si nos sumergiéramos por unos cuantos minutos en el mar -si no contamos con algún equipamiento que nos proporcione oxigeno de forma artificial-. Lo mismo le ocurriría a otros mamíferos que se hallan en la superficie terrestre, ya que podemos recibir oxígeno eficientemente solo si nuestros pulmones permanecen libres de líquidos con cada inhalación de aire. Lo que no es tan distinto en los peces, pese a que se encuentren en el agua.

¿cómo respiran los peces?

Tomando en cuenta lo anterior, ¿cómo respiran los peces sin que sus vías respiratorias se carguen de fluido? Aquí es donde el proceso se torna interesante. Los peces no tienen pulmones, pero cuentan con mecanismos eficientes de absorción que les permiten extraer el oxígeno del agua sin que su interior se llene de líquido. Las branquias, ubicadas comúnmente en ambos costados de la cabeza, esas laminitas que se contraen como si se tratasen de unas compuertas, son las responsables de ejecutar esta extracción en un medio tan extremo, pues el agua es 800 veces más densa que el aire.

¿cómo respiran los peces?

Al ver a los peces, notamos que abren y cierran la boca con frecuencia, esto lo hacen para dejar pasar un poco de agua, bombearla y desoxigenarla mediante las branquias. Cuando sus bocas se cierran, es ahí cuando una pequeña cantidad de líquido pasa a estos órganos con el que se aprovecha el limitado porcentaje de oxígeno disuelto en su hábitat natural.

En su curso, el oxígeno se traslada a la sangre, viaja a las células y se distribuye en todo el cuerpo mediante el bombeo del corazón. Durante este proceso de respiración celular, se produce además dióxido de carbono, el cual es eliminado con el mismo mecanismo para evitar la intoxicación de estos vertebrados. Básicamente las branquias o agallas sirven como filtro, y a la vez de pulmones, a fin de que se produzca la función respiratoria.

¿Te gustó el artículo?

Comentarios