and something else too…

La increíble muerte de una niña de 9 años por culpa de sus padres irresponsables.

Los malos padres son una señal de que la humanidad no merece vivir y más cuando sus irresponsabilidades llegan a cobrar la vida de un ser inocente. Desgraciadamente esto ha vuelto pasar en la tierra de los gordos más gordos: Estados Unidos. Todo comenzó cuando una niña de nombre Dercika Lindsay se andaba portando medio mal. Gritaba, no obedecía y pataleaba por lo que su mamá, Grace Joan Smith decidió tomar cartas en el asunto y le llamó a su sobrina Veronica Green Posey para que le ayudar a darle una lección a la niña.


La cosa es que Grace Joan Smith no le hablaba a Verónica por ser una experta en educación infantil ni nada por el estilo. La verdadera razón por la que los servicios de Veronica fueron requeridos era sus 150 kilos de peso, pero ¿de qué servirían? Con ese peso, difícilmente podría correr atrás de la niña y atraparla pero si podría tranquilizarla de la manera que solo 150 kilos pueden hacerlo: sentándose en ella.


La cosa sucedió así: primero, Veronica golpeó a la inocente criatura con una regla y un tubo de de metal para después sentarse en ella por un periodo aproximado de dos minutos, tiempo durante el cual la niña se quejaba de no poder respirar. Para el momento en el que se la gorda de Veronica Posey se levantó era demasiado tarde porque la niña ya había muerto.


Al final Veronica fue acusada de homicidio y crueldad hacia un menor y los papás de la niña por descuidar de un menor, lo bueno es que a todos les espera un buen tiempo en la cárcel y esperamos que se queden ahí por siempre.

Comentarios